¿Cómo quieres parir?

¿QUÉ PARTO Y QUÉ NACIMIENTO QUEREMOS?

Sólo tú tienes el DERECHO A DECIDIR, tanto si quieres un parto natural como si quieres cesárea.

Tienes derecho a ser informada y luego tú sabrás que camino tomar. 

Siempre escucharás de mi boca, que nadie tiene derecho a JUZGARTE, ni serás más o menos madre por que elijas uno u otro camino.

Lo que puedo asegurar  es que tu parto y el nacimiento de tu bebé en un momento de PLENITUD y os merecéis decidir como queréis que sea la “cita más maravillosa” que jamás  tendréis.

Ahora os comento lo que es una parto natural, sólo para brindaros la mayor información, y ayudaros a tomar tan importante decisión.

parto humanizado

Parto y nacimiento son instancias que merecemos vivir en la plenitud de nuestros sentidos .

Como mujer apropiándose de la libertad en el accionar corporal para parir como lo sientan. En cuclillas, sentada, en el agua, o como surja; con gritos, llanto, exclamaciones; en compañía de quien elijas; en el lugar en que confíes, inclusive la propia casa.

Como varón, siendo el soporte requerido y disponible para esa maravillosa “locura animal” de un cuerpo vibrando en su más conmovedora expresión: con dolor y con placer. Y para el hijo por nacer y naciendo la seguridad de que nada ni nadie obstaculizará el necesario e íntimo contacto inicial con sus padres sin que se confunda e intente reanimar a quien casi siempre viene “animado” por la vida.

Y si alguna dificultad surge, allí deberemos estar; un equipo solicitado por los padres para acompañar y contener, siendo absolutamente respetuosos de sus necesidades y atentos para resolver con otros medios no provistos por los padres, -y con total transparencia y precisa indicación- cualquier situación que modifique el bienestar de la madre y su niño.

La cultura médica ha penalizado este devenir en libertad. No desaprobamos los recursos tecnológicos que tenemos a disposición. En última instancia una operación cesárea puede ser bienvenida por los padres y su niño, pero es enormemente ingrato ver el abusivo uso que se hace de este procedimiento que muchas veces es consecuencia de una desaprensiva e incomprensible “conducción médica” del parto.

La mayoría de las mujeres atravesarán el parto sin necesidad de un dispositivo de medicalización, y lograrán una experiencia gratificante con un sostén emocional efectivo y con respeto a las contingencias propias de esta experiencia.

(extraído de http://www.partohumanizado.com.ar/articulo1.html)

1095 Total de visitas 2 Visitas de hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *