CONTRACCIONES y EMBARAZO

Contracciones y embarazoBraxton Hicks

He encontrado esta información de la Clínica de Navarra (www.cun.es) que me pareció excelente y de gran utilidad, porque es un tema que preocupa a la futuras mamás desde el momento en que comienzan a aparecer.

“La contracción uterina es una contracción de ese saco muscular que es el útero, acompañada de una fase de relajación. Es percibida como un endurecimiento del abdomen.

La contracción uterina representa el motor del parto y su importancia radica no solamente en su función fisiológica, sino en la patología de la misma, especialmente la prematuridad.

Toda mujer embarazada que note contracciones fuertes y rítmicas, sobre todo si todavía no está de 37 semanas, debe acudir a un centro médico hospitalario.

¿Cuántos tipos de contracciones existen?

Las contracciones uterinas van a estar presentes durante todo el embarazo pero éstas van a variar según las semanas de gestación.

Durante las primeras 30 semanas de gestación se habla de 2 tipos de contracciones:

  • Contracciones descritas por ALVAREZ Y CALDEYRO (1950) de baja intensidad, limitadas a una pequeña porción del músculo uterino y con una frecuencia aproximada de 1 cada 3 minutos. La embarazada no las percibe.
  • Contracciones de BRAXTON-HICKS (1872) con una intensidad variable y frecuencia menor de 1 cada 10 minutos. Ocupan una porción extensa del músculo uterino y son desordenadas en cuanto a su aparición. Éstas aumentan en frecuencia e intensidad a partir de la 30semanas.

Al acercarse la fecha de parto se dan otro tipo de contracciones:

Contracciones de parto: son aquellas cuya frecuencia es rítmica (alrededor de 3 contracciones cada 10mn) y de una intensidad importante que viene manifestada por dureza abdominal y dolor fuerte en zona supra púbica a veces irradiado a zona lumbar. Este ritmo e intensidad se mantiene durante horas.

¿Qué son las contracciones de Braxton Hicks?

Son contracciones fisiológicas, no dolorosas, a pesar de que a veces pueden resultar molestas y no rítmicas. Aparecen a partir de la 20-30 semana de gestación y aumentan en frecuencia e intensidad a medida que nos acercamos a la fecha probable de parto pudiendo ocasionar lo que denominamos “el falso trabajo de parto”. Su misión es la formación del segmento inferior del útero, antes mencionado, y la maduración del cuello del útero para facilitar la dilatación en el trabajo activo de parto.

No son dolorosas pero sí pueden resultar molestas. El umbral del dolor es muy variable. Algunas gestantes las definen como molestas y otras como dolorosas.

Se comienzan a percibir a partir de la 30 semana aunque están presentes antes y permanecen hasta el final del embarazo.

Su duración es alrededor de 30 segundos y su frecuencia es muy variable. Es normal tenerlas demasiado seguidas (1 cada 2 a 3 mm) como 2 a 3 contracciones durante 1 hora. La diferencia de las contracciones de parto es que no mantienen un ritmo durante mucho espacio de tiempo.

Si son contracciones con las características que hemos mencionado nunca serán peligrosas o preocupantes, pero si se tienen contracciones antes de la 37 semana, sobre todo antes de la 35 semana que van en aumento en intensidad y que van adquiriendo un ritmo se debería consultar a la matrona o al ginecólogo por el riesgo de amenaza de parto pretérmino.

¿Es necesario acudir al médico?, ¿cuándo?

Toda embarazada debería acudir a la matrona (partera)  o al ginecólogo ante la presencia de contracciones uterinas:

  • Persistentes.
  • Dolorosas (dolor en zona suprapúbica que se irradia a zona lumbar).
  • Con aumento de su frecuencia.
  • Acompañadas de secreción vaginal mucosa o sanguinolenta.
  • Molestias en la micción (escozor). Infecciones de orina en el embarazo favorecen la presencia de contracciones.
  • Con contracciones que no cedan ante el reposo y que se manifiesten antes de la 37 semana de gestación.

Recomendaciones prácticas

  • La actuación más adecuada es le reposo en decúbito lateral izquierdo (tumbada de lado izquierdo).
  • Reducir la actividad física.
  • Evitar la ropa que produzca compresión en el abdomen.
  • Evitar el estrés psíquico.
  • Evitar coger pesos.
  • Se pueden tomar algún analgésico y relajante muscular pero siempre bajo prescripción médica.

¿Cómo distinguir las contracciones de Braxton-Hicks de las contracciones de parto?

  • Las contracciones de parto NO CEDEN con el reposo.
  • Las contracciones de parto son dolorosas (dolor importante) aumentando la intensidad de éste a medida que va pasando el tiempo.
  • Las contracciones de parto permanecen durante horas.
  • Las contracciones de parto que producen dilatación en el cuelo del útero suelen ir acompañadas de moco vaginal sanguinolento.

¿Cómo saber cuándo es hora de ir al hospital?

  • Independientemente de la presencia o no de contracciones una futura mamá debe acudir al hospital ante la salida de líquido a través de la vagina (rotura de la bolsa del líquido amniótico). Si esto ocurre no se debe asustar, no es patológico y no es una urgencia, pero debe saber que es un motivo de asistencia médica aunque no le duela nada.
  • En caso de contracciones y a partir de la 37 semanas deberá hacerlo cuando éstas sean dolorosas (1 cada 3 a 5 min). Fases de contracciones dolorosas pero más aisladas y que van cediendo en intensidad y frecuencia hasta desaparecer es señal de un falso trabajo de parto.
  • La expulsión del tapón mucoso (flujo viscoso con hebras de sangre) sin contracciones uterinas o muy leves no es indicativo de parto por lo cual no es necesario acudir al hospital.

 

1377 Total de visitas 1 Visitas de hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cheapest WebCam Girls