¡Que no! ¡Que la leche no produce mocos!

Twitter, Facebook, ahora Google Plus… Todas son herramientas excelentes para difundir información.

Hay, por ejemplo, diversas cuentas de Twitter dirigidas a padres y ciudadanos en general preocupados por la salud infantil. Muchas de ellas transmiten buena información, están bien asesoradas. Pero de vez en cuando se leen ciertas afirmaciones – varias en los últimos días, en cuentas de Twitter que sigo – que deben ser refutadas por ser falsas. Afirmaciones, además, que “calan” en muchos padres y madres, Y luego, en la consulta, uno se encuentra con que el niño ya es “víctima” de las acciones de algunos bienintencionados pero despistados progenitores.

A ver: la leche no produce mocos. Seamos serios. Lo único que tienen en común la leche (alimento esencial donde los haya) y un niño menor de dos años es la coincidencia en el tiempo entre los frecuentes catarros de repetición propios de esa edad y la ingesta de leche, que es un alimento esencial de la dieta precisamente en esa edad. Es coincidencia temporal de ambas situaciones pero una no es consecuencia de la otra.

La retirada de la leche de la dieta a esa edad es una importante transgresión dietética que puede tener consecuencias negativas para el niño al ser la lactosa un elemento fundamental para la adecuado absorción de calcio (entre otros nutrientes).

No vale sustituir la leche de vaca entera por otros sucedáneos (leche de soja, leche sin lactosa…) porque la lactosa es esencial. Por supuesto, más disparatado aún sería sustituir la leche materna (que tiene lactosa además de otros nutrientes imprescindibles para la correcta nutrición y desarrollo del lactante).

No sé realmente de donde salió esta crencia tan absurda como difundida. No somos los primeros en denunciarla. Ya lo hizo, por ejemplo, Amalia Arce en su blog “Diario de una Mamá Pediatra”, en su entrada “Leyenda urbana: la leche de vaca produce mocos”. Entrada de obligada lectura.

Sé que la mayoría de padres son sensatos. También sé – lamentablemente – que hay pediatras que fomentan estas prácticas nutricionales perjudiciales. Así que si esta entrada sirve para aclarar conceptos sobre este tema, habrá cumplido con su función. Combatamos la “mocofobia” con sentido común y no con manipulaciones dietéticas absurdas.

Fuente: http://www.pediatriabasadaenpruebas.com/2011/07/que-no-que-la-leche-no-produce-mocos.html

650 Total de visitas 1 Visitas de hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cheapest WebCam Girls