¿El mejor protector del sol para tu bebé?

La sombra y la ropa

sun-protection

El sol es beneficioso en situaciones muy concretas, pero la mayor parte del tiempo hay que resguardar al bebé a la sombra, incluso en los días nublados

Los efectos perjudiciales que tienen los rayos ultravioletas sobre la piel (envejecimiento cutáneo precoz y, en algunos casos, cáncer) han llevado a que se recomiende evitar la exposición al sol de los recién nacidos y bebés menores de cinco meses. Su piel es especialmente sensible.

Dicho esto, hay un matiz: que no se les deba “poner al sol” no significa que “no les pueda ni dar el sol un momento”, o incluso más prolongadamente en los meses fríos. Eso sí, en verano es mejor no sacarles de paseo entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde.

Para proteger a tu bebé del sol deberás vestirlo con ropa adecuada que aumente la protección solar: con un sombrerito o gorro con visera, ropa de colores claros de algodón

Recuerda que los parasoles o sombrillas no protegen de los rayos ultravioleta, ya que estos caen verticalmente, rebotan en el suelo y llegan a las personas reflejados en diagonal. Si bien estas radiaciones no producen calor, pueden quemar a los niños incluso si hay brisa o cielo nublado.

Inicialmente se desaconseja el uso de protectores solares en bebés menores de seis meses, ya que existe el riesgo de que absorban componentes nocivos para su salud a través de la piel o al chuparse las manos. Sin embargo, se cree que pueden utilizarse sin peligro si se aplican solo en pequeñas cantidades para proteger la cara y los pies. Para ellos, el “factor de protección solar” (FPS) de los filtros debe ser, al menos, de 20.

Los filtros solares no deben sustituir al protector más sencillo y eficaz que hay.

El bebé debe protegerse básicamente con la ropa, usando telas finas de algodón que les cubran brazos y piernas en los meses más calurosos y poniéndoles gorras con visera o sombreros de ala, porque el mejor protector solar es la sombra.

La única sombra que no protege es la de las nubes, pues los rayos ultravioletas las atraviesan. En un día nublado, la piel de un bebé puede quemarse en apenas 10 o 15 minutos.

¿Y qué pasa con la producción de vitaminas?

Los rayos solares hacen que la piel fabrique vitamina D. El tiempo que un niño necesita estar expuesto al sol para producir toda la que necesita es relativamente escaso (de 5 a 30 minutos diarios, según la ropa que lleve) y muchos lo alcanzan al ser sacados normalmente de paseo.

Sin embargo, bastantes pediatras prefieren recetar un suplemento de vitamina D a todos los niños alimentados al pecho. Las leches para bebés ya llevan toda la que requieren, pero la materna parece como si contara con la colaboración del sol y es algo deficitaria en esa vitamina.

La Academia Americana de Pediatría y el Consejo Australiano del Cáncer coinciden en que se limite el uso de cosméticos solares antes de los seis meses a pequeñas áreas del cuerpo; como la cara o las manos, siempre que no sea posible protegerlos con sombra y ropas ligeras.

950 Total de visitas 1 Visitas de hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cheapest WebCam Girls