Episiotomía: ¿sí o no?

¿De verdad, es necesaria? ¿Duele mucho? ¿Qué riesgos tiene no hacerla?A la mayoría de las primerizas les hacen la episiotomía en el parto, un corte “polémico”, porque no siempre es necesario. ¿Qué debes saber sobre esta práctica?

parto episiotomía

La mayoría de las mujeres, cuando piensan en tener unbebé, sienten un miedo atroz a tener una episiotomía. Muchas piensan que es inevitable, otras se niegan a que se la hagan. Surge la duda: ¿episiotomia o desgarro? En definitiva, se trata de un tema controvertido que no deja indiferente a nadie. Cada mujer tiene su propia experiencia y hay tantas opiniones como madres.

¿En qué consiste?

La episiotomía es un pequeño corte que se realiza en los genitales de la mujer (vagina y periné), justo antes de que salga la cabecita, para ampliar el orificio de salida. Se puede realizar en dirección al ano (central), las que menos duele y cicatriza mejor. Pero es más frecuente hacia un lado (lateral) por su menor riesgo de dañar el esfínter anal.

¿Cuál es la opinión experta sobre la episiotomía?

Los obstetras solían realizar episiotomías rutinariamente para acelerar el parto y evitar desgarros en la vagina, particularmente durante el primer parto vaginal. Y es que se creía que la incisión “limpia” de una episiotomía sanaba más fácilmente que un desgarro espontáneo.

Muchos expertos también creían que una episiotomía podría ayudar a prevenir futuras complicaciones, como incontinencia.
Pero gran cantidad de estudios realizados en los últimos 20 años han refutado esta teoría. De hecho, no hay evidencia clara que demuestre que la episiotomía ofrezca alguna protección real a tu tejido vaginal y músculos del suelo pélvico. Este procedimiento puede incluso causar problemas.

Por esa razón, el Congreso Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por sus siglas en inglés) así como otros expertos ahora están de acuerdo en que este procedimiento no debería llevarse a cabo rutinariamente.

La incidencia de episiotomías ha ido disminuyendo. En 1979, casi 2 de cada 3 partos vaginales pasaba por una episiotomía, y en 2004, se reportaron menos de una por cada 5 partos. (El número de episiotomías que se realiza para facilitar partos vaginales asistidos, en los cuales el médico utiliza una ventosa obstétrica o fórceps, es significativamente mayor, aunque estos también han disminuido con el tiempo). Pero algunos expertos creen que ese número podría ser más bajo. 

¿Por qué podría necesitar una episiotomía?

En algunas situaciones, una episiotomía puede ser necesaria para tu propio bienestar y el de tu bebé:

  • Si el bebé es muy grande y tu médico necesita un poco más de espacio para manipularlo y ayudarlo a salir.
  • Si el médico necesita un poco más de espacio cuando utiliza fórceps para ayudar a nacer al bebé.
  • Si tu bebé necesita nacer lo más rápido posible porque sus latidos del corazón muestran que no está tolerando bien los últimos minutos del parto.

¿Cómo puedo asegurarme de que no me harán una episiotomía innecesaria?

Habla con tu médico de este procedimiento durante el embarazo. Pregúntale con qué frecuencia y en qué circunstancias realizaría una episiotomía y, también, cómo podría ayudarte para evitar desgarros. (Si tu médico trabaja con otros médicos, pregúntaselo a todos, en caso de que te atienda uno de los otros durante el parto).

Los estudios muestran que, como grupo, las comadronas tienden a hacer muchas menos episiotomías que los obstetras.

¡Se puede prevenir!

Para disminuir el número de episiotomía es aconsejable que las madres:

  • Preparen el periné a lo largo del embarazo con masajes de aceite de rosa de mosqueta.
  • Fortalezcan el suelo pélvico con ejercicios adecuados.

¿Cómo se realiza una episiotomía?

Si tu médico decide hacer una episiotomía, te dará una inyección de anestesia local y utilizará tijeras quirúrgicas para realizar un corte pequeño en el perineo poco tiempo antes del nacimiento de tu bebé. (A veces, si el perineo ya está adormecido y afinado por la presión de la cabeza del bebé, o si ya te aplicaron la anestesia epidural, es posible que te realicen una episiotomía sin medicación para el dolor).

Después del parto, se te vuelve a inyectar anestesia local para asegurarse de que la zona está dormida, antes de que el médico cierre el corte.

¿Cómo es la recuperación?

Si se te ha realizado una episiotomía (o sufriste un desgarro), te pondrán puntos en un área muy sensible y necesitarás tiempo para que esta se cure. (Los puntos se desintegrarán durante las semanas posteriores al parto y no habrá necesidad de quitarlos).

Algunas mujeres sienten un poco de dolor durante una semana o dos, mientras que otras se sienten incómodas durante un mes o más, particularmente si tienen laceraciones de tercer o cuarto grado.

Usa paquetes de hielo en el área perineal inmediatamente después del nacimiento y de manera intermitente en las siguientes 12 horas para adormecer el área y evitar o reducir la hinchazón.

¿Cuándo puedo volver a tener relaciones sexuales?

El perineo debería estar completamente curado entre cuatro y seis semanas después del parto. Por lo tanto, si tu médico da el visto bueno y tú lo deseas, puedes intentar tener relaciones sexuales entonces. Si tuviste laceraciones de tercer o cuarto grado, es particularmente importante esperar a tener sexo hasta que el médico o la partera te haya examinado.

Al principio, puedes sentir algo de molestia y rigidez. Darte un baño caliente antes de hacer el amor te puede ayudar a relajarte. Es una buena idea dedicar bastante tiempo a la estimulación sexual antes de la penetración para facilitar las cosas. Es posible que prefieras estar arriba, para poder controlar el grado de penetración, o quizás descubras que te sientes más cómoda estando de costado.

Relajarte lo más que puedas y usar un lubricante soluble en agua te ayudará a sentirte más cómoda al tener sexo. Esto puede ser especialmente útil si estás amamantando, ya que la lactancia disminuye los niveles de estrógeno, lo cual reduce la cantidad de lubricación que la vagina puede producir. Muchas mujeres siguen usando lubricante durante las relaciones sexuales hasta que dejan de amamantar.

Si ya probaste esas medidas y no han funcionado, es decir, las relaciones sexuales son aún incómodas, habla con tu doctor al respecto acerca de posibles tratamientos. Considera una consulta con un terapeuta físico que se especialice en rehabilitación pélvica. Este tipo de terapia te puede ayudar con muchos problemas postparto, incluyendo el dolor durante las relaciones sexuales.

 

747 Total de visitas 1 Visitas de hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cheapest WebCam Girls