GIMNASIA CON TU BEBÉ

R.A.P.

Agradecemos a “©RAPbarcelona, S.L., 2016” por esta imagen. http://www.rapbarcelona.com/

Gimnasia postparto con el bebé

Ponte forma tras el parto haciendo ejercicio con tu bebé. Así pasarás momentos muy agradables con él y recuperarás la línea… ¿Qué más puedes pedir?

El embarazo y el parto afectan a todo tu cuerpo y provocan en él muchos cambios hormonales y fisiológicos. Lo notarás especialmente en los músculos del suelo pélvico, debilitados por la presión que ejerce el crecimiento del útero durante el embarazo y, después, por la salida del bebé; en la cintura abdominal, que queda distendida, flácida y falta de tono, y en tu columna, que en estos meses realiza un sobreesfuerzo por el peso del bebé. Además, es probable que sufras problemas de circulación.

Tranquila. La primera buena noticia es que después del parto todo irá volviendo poco a poco a su sitio. Y la segunda, que tú también puedes hacer algo para acelerar la puesta a punto. ¿Cómo? Con una gimnasia específica, suave y entretenida, que te resultará de gran ayuda. Y si te da pereza hacerla, piensa que recuperarte bien no sólo será bueno para el momento presente, sino queconstituirá un excelente punto de partida para un siguiente embarazo. “Muchas jóvenes primerizas no sienten la necesidad de hacer gimnasia porque, como la naturaleza juega a su favor, se ven bien.

Pero los problemas llegan con el segundo embarazo. Entonces se notan más cansadas, sienten que la cintura sufre más distensión y la barriga se hace mayor y algunas incluso empiezan con problemas de incontinencia. Si no hay un trabajo previo, se nota siempre”, explica Noemí Suriol, directora del centro de educación integral Lenoarmi, de Barcelona.

REGULAR EL SISTEMA NERVIOSO

Las rutinas de postparto trabajan todo el cuerpo. Según explica el doctor Josep Mª Carrera en el libro Preparación física para el embarazo, parto y postparto (Editorial Médici), el objetivo de estos ejercicios se puede resumir en dos puntos:prevenir las posibles complicaciones y normalizar los cambios operados por el embarazo. La mayoría incluyen, incluso, un apartado de relajación, haciendo hincapié en la respiración y las pausas. Y es que, como cuenta Noemí Suriol, es habitual que durante el postparto muchas mujeres se sientan estresadas y es importante “conseguir regular el sistema nervioso para que así el sistema hormonal se reequilibre más fácilmente y la ansiedad no afecte a la lactancia”.

Para realizar esta gimnasia, lo ideal es acudir una o dos veces por semana a un centro profesional, donde podrás compartir tu experiencia con otras mamás, adquirirás seguridad y desterrarás dudas. Pregunta en el hospital, a tu ginecólogo o en el mismo centro donde hiciste la preparación al parto, ellos te orientarán sobre dónde ir. Además, independientemente de que vayas o no a un centro especializado, deberás trabajar todos los días en casa, durante unos 15 o 20 minutos. Por otro lado, te proponemos una idea que seguro te encantará: incorporar a tu bebé a esta gimnasia. De este modo será más amena y, al mismo tiempo, convertirás este rato en minutos de juegos con tu hijo, que compartiréis y que fortalecerán el vínculo de amor que hay entre vosotros.

Los ejercicios especializados de recuperación son mucho más suaves que la gimnasia normal y se pueden empezar unos 25-30 días después del parto, cuando los puntos ya se han caído y puedes moverte más tranquila. No hay ninguna diferencia entre los partos por cesárea o vaginales, lo único que debes tener en cuenta es que no te duelan las heridas.

Además, éste es también el mejor momento para que incorpores al bebé a tu gimnasia. A partir de los 6 meses los niños ya empiezan a ser más autónomos, pero ahora lo que más necesita tu hijo es estar contigo, para que le toques y le muevas, y tú necesitas tiempo para conocerle… y para disfrutar de él.

Por otra parte, puedes empezar a hacerlos aunque te encuentres en plena lactancia, ya que esta gimnasia no interfiere en ella en absoluto. Al contrario, lo más probable es que a través del ejercicio consigas relajarte mucho mejor, lo que repercutirá en que vivas una lactancia más agradable y tranquila.

HACERLOS DE FORMA ADECUADA

Aún es pronto para ejercicios muy dinámicos, los de recuperación postparto no son para que te machaques sudando. Es normal que te cuesten algún esfuerzo, pero si te notas muy cansada, no seas excesivamente dura, apárcalos para otro día. Del mismo modo, tampoco te empeñes en hacer estos ejercicios con tu bebé si notas que está inquieto, si acaba de comer o si tiene sueño. Y es que, a la hora de decidir el momento idóneo para practicarlos, debes elegir uno en el que estéis tranquilos tanto el niño como tú. Según pasen los días, irás viendo cuál es el mejor para ambos.

¿Ya estás lista para comenzar? Pues busca un sitio en el que tengas tranquilidad y espacio, consigue una esterilla para hacer los ejercicios del suelo y ponte ropa cómoda (mejor si es holgada y de tejidos naturales). A partir de este momento, olvídate del resto del mundo y céntrate en tu hijo y en ti, y en esos minutos que tenéis para disfrutar juntos. Al principio sólo notarás los beneficios psicológicos de esta gimnasia, la relajación que te produce esta relación tan cercana y divertida con tu bebé.

Pasadas unas cinco semanas comenzarás a apreciar las mejoras físicas, y tras el primer trimestre los cambios serán ya muy evidentes. Eso sí, te avisamos desde ahora: lo más duro es poner a tono la cintura abdominal. Persevera y ten paciencia.

1168 Total de visitas 1 Visitas de hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cheapest WebCam Girls