Seis tabúes sobre el embarazo que nadie te ha contado

Las náuseas te parecerán cosa de niños cuando conozcas estos síntomas

El embarazo es un don extraordinario, pero crear un humano acarrea una serie de consecuencias que no se suelen contar en los libros para gestantes.

Más allá de las emociones a flor de piel, el aumento de volumen y el súper olfato, existen una serie de hechos menos agradables que aparecen durante y después del embarazo.

Es una situación de estrés tanto físico como emocional para una mujer, y como tal evidencia problemas”, cuenta Beatriz Díez Rabadán, coordinadora de uroginecología del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León.

Asimismo, la ginecóloga y autora del libro Expecting 411, Michele M. Hakakha señala los más incómodos y comunes síntomas de quienes están en estado: “Suceden muchas cosas en el cuerpo de una mujer cuando se queda embarazada y la mayoría son chocantes: crece el bello en la barriga, se sufren diarreas y aparecen hemorroides, por nombrar algunas”.

Estos son algunos de los síntomas más comunes que harán que las náuseas matinales parezcan un juego de niños.

1. Incontinencia
Es frecuente observar problemas de incontinencia durante el embarazo
Es frecuente observar problemas de incontinencia durante el embarazo (Getty)

“Nadie me dijo que yo también volvería a casa con pañales”, comentó la modelo Chrissy Teigen en su cuenta de Twitter tras dar a luz a su bebé el pasado mes de abril .

La incontinencia es algo más que común durante un embarazo y después de parir. Y cuanto más evidente es la barriga, mayor es el problema.

Según indica Díez Rabadán, todo parece responder a una debilidad del organismo. “Es frecuente observar problemas de incontinencia durante el embarazo que se resuelven espontáneamente unos meses después del parto”, añade.

Aunque lo primero que llega a la mente cuando se habla de este asunto es la incapacidad de retener la orina, tenemos malas noticias. Este asunto se extiende a las deposiciones.

Para combatirlo es esencial realizar una buena preparación al parto”

BEATRIZ DÍEZ RABADÁN

Coordinadora de uroginecología del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León

“Para combatirlo es esencial realizar una buena preparación al parto”, recomienda la experta que propone ejercicios que mejoren la movilidad pélvica y la liberación de tensiones en la zona, así como el masaje perineal.

Para quienes ya se hayan encontrado con el entuerto, la mejor opción esacudir a un profesional especializado pues existen muchas técnicas para paliarlo. La terapia manual, las técnicas de biofeedback (que enseñan a controlar las funciones del organismo) e hipopresivas (movimientos que fortalecen la cavidad abdominal y pélvica).

2. Sequedad vaginal
En el momento del parto se produce sequedad y la vagina suele quedarse más abierta
En el momento del parto se produce sequedad y la vagina suele quedarse más abierta (BSIP/UIG / Getty)

Cuando llega el bebé, la vagina se transforma en algo diferente a lo que habíamos conocido. Al menos temporalmente.

“Se produce sequedad vaginal porque en el momento del parto hay una caída importante de los estrógenos que se mantendrá durante la lactancia”, avanza Díez.

Si se quiere recuperar la actividad sexual se recomienda recurrir a lubricación artificial.

3. Mayor apertura de la vagina

Teniendo en cuenta que el perímetro medio de la cabeza de un bebé al nacer está en torno a los 34,8 cms, expulsar al pequeño deja secuelas en la vagina.

“Tras el parto suele quedarse más abierta, y esto puede dar problemas de infecciones y disminución del placer durante las relaciones sexuales”, señala Beatriz.

4. La barriga permanece durante meses
Los ejercicios para recuperar la faja abdominal se pueden empezar a los 2 meses si no se está dando el pecho
Los ejercicios para recuperar la faja abdominal se pueden empezar a los 2 meses si no se está dando el pecho (Getty)

Que las modelos presuman de abdomen plano pocas semanas después del embarazo es un espejismo para la mayoría de las mortales.

La recuperación suele ser completa al octavo mes tras el parto. Los ejercicios se pueden empezar a los 2 meses si no se está dando el pecho, en caso contrario, habría que esperar a los 4 meses”, comenta la especialista.

De nuevo son los ejercicios hipopresivos los que ayudarían a recuperar la faja abdominal, que podrían reforzarse con electroestimulación.

5. Más gases
La cuestión es que las embarazadas tienen menos control sobre sus músculos rectales
La cuestión es que las embarazadas tienen menos control sobre sus músculos rectales (Chris Tobin / Getty)

El aluvión hormonal que se produce en el organismo de la gestante tienetambién su efecto en el tracto intestinal.

Se generan procesos más lentos que desarrollan gases, lo que no reportaría ningún problema si todo quedase aquí. La cuestión es que las embarazadas tienen menos control sobre sus músculos rectales y las ventosidades pueden expulsarse en cualquier momento.

“La mayor parte del tiempo, sabes que va a salir pero puedes contenerlo. Pero eso cambia cuando estás embarazada. A alguna le podría suceder lo siguiente: ¡Acabo de tirarme un pedo delante de mis suegros”, cuenta Michelle Smith, ginecóloga y autora de Tabús secretos del embarazo al portal médico webMD.

6. Vello facial y abdominal

La cantante Adele lo confesó hace unos meses durante un concierto en Glasgow. Al parecer, durante el embarazo de su hijo Angelo, le salió vello en torno a la barbilla. Pero la artista no es la única.

“La mayoría de las mujeres embarazadas están encantadas de saber que pronto lucirán una melena fortalecida. Pero cuando esto sucede en el pecho, abdomen y barbilla la emoción se torna en horror”, revela la Dra. Hakakha al portal médico webMD.

Según cuentan los expertos, la mejor fórmula para acabar con él es la cera ya que los tratamientos con láser pueden desencadenar problemas de pigmentación.

Fuente:http://www.lavanguardia.com/vivo/salud/20160629/402842504456/tabues-embarazo.html

1380 Total de visitas 2 Visitas de hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *