Tag Archives: cuidados

Consejos para padres primerizos

La llegada de nuestro bebé, ese momento mágico y a la vez que nos llena de dudas.
Tranquilos, que todos los papás pasan en mayor o menor medida por esto.
El cuidado de los hijos, una de las asignaturas más importantes de la vida, no se aprende en la escuela ni en la Universidad, se aprende mediante errores y aciertos, poco a poco; se aprende con sentido común, observando a los hijos propios y ajenos, preguntando, sufriendo y disfrutando con su crianza. Criar a un niño sano es fácil y difícil a la vez. Muy fácil cuando come, duerme y se comporta como los padres esperan. Difícil cuando los peques hacen cosas que no entienden o tienen un comportamiento imprevisto.
En este espacio trataré de ayudar a los papás aportando los conocimientos básicos pero fundamentales que todos los padres debieran tener, cuando aparecen esos “síntomas” que angustian por desconocer las causas.
Trataré de trasmitir mis conocimientos adquiridos por la experiencia de criar a cuatro hijos y los consejos de muchos profesionales en la materia.
Lo se, que el gran problema de los padres , lo que verdaderamente los angustia, es el desconocimiento del significado del síntoma o del cuadro que presenta el niño, saber cómo evolucionará…

Para los padres existen dos tipos de síntomas: los que aparecen de repente, que asustan, como fiebre elevada, convulsiones o llanto incontrolado. Y aquellos cuyos síntomas aparecen lentamente.

Aquí trataré de ayudaros tomar decisiones basadas en el conocimiento, que producirán no sólo tranquilidad, sino mayor seguridad para la salud de vuestros hijos.

¿El mejor protector del sol para tu bebé?

La sombra y la ropa

sun-protection

El sol es beneficioso en situaciones muy concretas, pero la mayor parte del tiempo hay que resguardar al bebé a la sombra, incluso en los días nublados

Los efectos perjudiciales que tienen los rayos ultravioletas sobre la piel (envejecimiento cutáneo precoz y, en algunos casos, cáncer) han llevado a que se recomiende evitar la exposición al sol de los recién nacidos y bebés menores de cinco meses. Su piel es especialmente sensible.

Dicho esto, hay un matiz: que no se les deba “poner al sol” no significa que “no les pueda ni dar el sol un momento”, o incluso más prolongadamente en los meses fríos. Eso sí, en verano es mejor no sacarles de paseo entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde.

Para proteger a tu bebé del sol deberás vestirlo con ropa adecuada que aumente la protección solar: con un sombrerito o gorro con visera, ropa de colores claros de algodón

Recuerda que los parasoles o sombrillas no protegen de los rayos ultravioleta, ya que estos caen verticalmente, rebotan en el suelo y llegan a las personas reflejados en diagonal. Si bien estas radiaciones no producen calor, pueden quemar a los niños incluso si hay brisa o cielo nublado.

Inicialmente se desaconseja el uso de protectores solares en bebés menores de seis meses, ya que existe el riesgo de que absorban componentes nocivos para su salud a través de la piel o al chuparse las manos. Sin embargo, se cree que pueden utilizarse sin peligro si se aplican solo en pequeñas cantidades para proteger la cara y los pies. Para ellos, el “factor de protección solar” (FPS) de los filtros debe ser, al menos, de 20.

Los filtros solares no deben sustituir al protector más sencillo y eficaz que hay.

El bebé debe protegerse básicamente con la ropa, usando telas finas de algodón que les cubran brazos y piernas en los meses más calurosos y poniéndoles gorras con visera o sombreros de ala, porque el mejor protector solar es la sombra.

La única sombra que no protege es la de las nubes, pues los rayos ultravioletas las atraviesan. En un día nublado, la piel de un bebé puede quemarse en apenas 10 o 15 minutos.

¿Y qué pasa con la producción de vitaminas?

Los rayos solares hacen que la piel fabrique vitamina D. El tiempo que un niño necesita estar expuesto al sol para producir toda la que necesita es relativamente escaso (de 5 a 30 minutos diarios, según la ropa que lleve) y muchos lo alcanzan al ser sacados normalmente de paseo.

Sin embargo, bastantes pediatras prefieren recetar un suplemento de vitamina D a todos los niños alimentados al pecho. Las leches para bebés ya llevan toda la que requieren, pero la materna parece como si contara con la colaboración del sol y es algo deficitaria en esa vitamina.

La Academia Americana de Pediatría y el Consejo Australiano del Cáncer coinciden en que se limite el uso de cosméticos solares antes de los seis meses a pequeñas áreas del cuerpo; como la cara o las manos, siempre que no sea posible protegerlos con sombra y ropas ligeras.

Viajando durante el embarazo

Viajando durante el embarazo

viajeCon una cuidadosa preparación, viajar durante el embarazo puede ser seguro, pero hay riesgos adicionales y desafíos a tener en cuenta. Las mujeres embarazadas pueden tener un mayor riesgo de contraer la infección y / o el desarrollo de complicaciones graves a causa de ciertas infecciones, que también pueden afectar al bebé nonato.

Es importante que consultes a tu médico para conversar de tus planes de viaje, de preferencia seis semanas antes de viajar.

El tiempo de viaje

El momento más seguro para viajar es entre las semanas 18 y 24 del embarazo. La mayoría de las emergencias obstétricas comunes se producen en el primer y tercer trimestres.
La decisión de viajar debe hacerse en consulta con tu médico. Coméntale el propósito del viaje, actividades en destino, duración del viaje planeado, complicaciones médicas y / o relacionados con el embarazo subyacentes y pregunta la atención médica disponible en otros países.
Si decides viajar durante el embarazo, asegúrate de que tienes un buen seguro de salud. Revisa tu póliza y la cobertura que ofrece, como la mayoría de las pólizas no cubren automáticamente las condiciones relacionadas con el embarazo o la atención hospitalaria para los recién nacidos prematuros.

Vacunas

En general, se aconseja que las mujeres embarazadas eviten las vacunas vivas (por ejemplo, el sarampión, las paperas y la rubéola); sin embargo, las vacunas inactivadas se consideran seguras (por ejemplo, la hepatitis B).
La decisión de vacunarse durante el embarazo deben ser evaluada por tu médico, teniendo en cuenta factores tales como tu salud personal, destino, duración del viaje y el riesgo de contraer la enfermedad.

Malaria

La malaria puede causar importantes problemas de salud para la madre y su bebé por nacer. Una mujer embarazada debe evitar los viajes a las zonas donde se produce la transmisión de la malaria.
Si no puede evitar viajar a un área donde la malaria está presente, tener un cuidado especial para protegerse de las picaduras de mosquitos. Consulta a tu médico para saber si se necesitan medicamentos contra la malaria para reducir el riesgo de infección, y si es así, qué medicamentos son adecuados.
Busca atención médica de inmediato si desarrollas fiebre durante el viaje o cuando regresas a casa.

viaje cinturon

viajeembarazadaRiesgos al viajar: cinturón de seguridad

Usa siempre el cinturón de seguridad ya sea que viajes en avión, coche o tren. Cuando se utiliza una correa diagonal con un cinturón de regazo, las correas deben colocarse con cuidado por encima y por debajo de tu estómago. Si solamente un cinturón de regazo está disponible, sujetar en el área de la pelvis, por debajo de su estómago.

Ha salido al mercado un cinturón especial para embarazadas que está GENIAL.

Lo he encontrado aquí:

Los viajes en avión

viaje avionLas viajeras embarazadas pueden normalmente viajar con seguridad por vía aérea. En ausencia de complicaciones médicas u obstetricias, las mujeres embarazadas pueden volar de forma segura hasta 36 semanas de gestación.
La mayoría de las aerolíneas restringen los viajes al final del embarazo o pueden requerir una confirmación por escrito de un médico. Verifica con la aerolínea con respecto a sus requisitos antes de reservar tu vuelo.
Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de desarrollar coágulos de sangre conocidos como trombosis venosa profunda (TVP). El riesgo de trombosis venosa profunda puede ser reducida si te levantas y caminas de vez en cuando, haces ejercicio y estiras las piernas mientras estás sentada y selecciona un asiento de pasillo cuando sea posible. Recuerda usar zapatos cómodos y ropa suelta. El médico puede recomendar otras formas de reducir su riesgo, como el uso de medias de compresión.

Mareos (cinetosis)

Ciertos medicamentos utilizados para tratar las náuseas y los vómitos durante el embarazo también pueden ser eficaces en el alivio de la enfermedad del movimiento. Si piensas que puedes experimentar mareos durante tu viaje, habla con tu médico sobre el uso de estos medicamentos.

Altura

Se recomienda que las mujeres embarazadas eviten altitudes superiores a 3.658 metros (12.000 pies). Para los embarazos y las mujeres de alto riesgo en las últimas etapas del embarazo, altitudes deben limitarse a 2.500 metros (8.200 pies).
Las mujeres con complicaciones relacionadas con el embarazo deben evitar la exposición innecesaria a gran altitud.
Ten en cuenta que la mayoría de los destinos de gran altitud están lejos de los servicios de atención médica. Recuerda que debes comentar todas las actividades programadas con tu médico.

Medidas de protección personal

Transmitidas por los alimentos y las enfermedades transmitidas por el agua
Las mujeres embarazadas deben tener especial cuidado con los alimentos y el agua.

Muchas enfermedades transmitidas por los alimentos y por el agua pueden ser más graves durante el embarazo y suponer un riesgo para el feto (por ejemplo, la toxoplasmosis, la listeriosis y la hepatitis).
Lávate siempre las manos antes de comer o preparar alimentos. También es importante recordar lavarse las manos después de usar el baño, cambiar pañales, o tener contacto con animales o personas enfermas.
Bebe agua sólo si ha sido hervida o desinfectada o si está en una botella sellada comercialmente.
Evita el uso de yodo para purificar el agua durante largos períodos de tiempo ya que esto podría provocar que el feto o el recién nacido para desarrollar problemas de la tiroides.
Evita los productos lácteos sin pasteurizar, así como la carne cruda o poco cocida o pescado, incluyendo el marisco.
Si llegaras a  desarrollar diarrea del viajero persistente, consulta a un profesional de la salud tan pronto como sea posible. Evita el uso de salicilato de bismuto (Pepto Bismol) para tratar la diarrea.

Insectos y animales enfermedades

Protéjete de las picaduras de insectos. Esto incluye el uso de mosquiteros, repelentes de insectos y ropa de protección.
Evita el contacto con animales, incluyendo perros, monos, serpientes, roedores, aves y murciélagos.

Prepare un botiquín de viaje

Las viajeras embarazadas también pueden empacar artículos como crema hemorroidal, vitaminas prenatales, medicamentos para la infección por levaduras, además de los elementos enumerados en el kit médico de viaje.

Hable con tu médico sobre otros artículos que puedas desear para llevar que son específicos a tus necesidades de salud de atención médica.

Controla tu salud

Busca atención médica de inmediato si presentas cualquiera de los siguientes síntomas durante el viaje: vómitos persistentes y / o diarrea, deshidratación, hemorragia vaginal, tejido que pasa o coágulos, dolor abdominal o calambres, contracciones, si se rompe el agua, pierna excesiva hinchazón o dolor, fuertes dolores de cabeza o problemas visuales.