Tag Archives: lactancia

Muchas veces la lactancia fracasa por falta de información

Muchas veces la lactancia fracasa por falta de información

lactancia

Asociaciones señalan que no existe el personal adecuado para orientar a las madres

Más allá del parto y de las dudas que han causado 9 meses de cambios —en aquellos casos que no ha habido un nacimiento prematuro— tras el nacimiento del bebé las mujeres se enfrentan al interrogante de cómo alimentar al recién nacido.

La falta de información sobre la lactancia es uno de los principales problemas que las madres encuentran. En este sentido, son muchas las asociaciones que reivindican la necesidad de que los mitos desaparezcan y se comience a ofrecer información real.

Organizaciones como, por ejemplo, la Plataforma de Lactancia Informada, que reivindican la modernización de la información que se ofrece a las madres. Tanya Cuadros, coordinadora de la Plataforma, señala que no existe asesoramiento por parte de los profesionales y que se deja en manos de las madres la documentación sobre el tema. «Solo puedes obtener recursos en las clases de preparto y en muchos caso, eso ni siquiera ocurre. Todo depende de si tienes suerte encontrando una buena asesora de lactancia» apunta. Según Cuadros, el primer paso paratomar una decisión en conciencia y con los datos necesariospasa porque en España se creen protocolos de lactancia maternasiguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Saludy de las diferentes asociaciones pediátricas. «Protocolos actualizados que, además, estén en conocimiento de facultativos y profesionales ya que estos son los que tienen que aconsejar y orientar a las familias», indica.

«Las madres que no dan el pecho se sienten atacadas»

«Como en todo hay dos posiciones, que además ahora están muy distinguidas. Por un lado, las mujeres que defendemos la lactancia materna y por otro, aquellas que no quieren por decisión propia, o porque no pueden, y optan por la lactancia artificial. Es una cuestión que incluso implica un estigma social muy marcado, porque las madres que proceden a la lactancia artificial se sienten atacadas por las que defendemos la lactancia materna», asegura la coordinadora de la Plataforma.

En ambas posiciones —tanto en aquellas mujeres que deseen dar el pecho, como las que no— el médico ha de respetar siempre la voluntad de la madre, a excepción de aquellas circunstancias en las que la salud e integridad del recién nacido corran peligro.

Sin embargo, no se pueden obviar los beneficios —más que reconocidos— de la lactancia materna. Aunque la leche artificial aporte los nutritientes que un recién nacido necesita, tiene un alto contenido en azúcar que hace que la autoregulación de los niños desaparezca —les sacia, pero hace que quieran más—. Por su parte, la leche materna aporta a los recién nacidos nutrientes necesarios para su desarrollo, ayuda a las conexiones neuronales y transmite hormonas, anticuerpos y otros compuestos orgánicos que la leche artificial no posee y que, para un bebé, son fundamentales.

10 preguntas sobre lactancia que toda madre se hará

La lactancia es una de las cuestiones que mayor incertidumbre causa entre las embarazadas

Alrededor de la lactancia materna surge una larga lista llena de interrogantes y mitos que, en la mayoría de los casos, no se corresponden con la realidad.

¿Lactancia y deporte son compatibles? ¿Es normal que un bebé muerda el pecho de la madre? ¿Cuánto tiene que durar el período de lactancia? Estas y otras preguntas más tienen respuesta. La Organización Mundial de la Salud, una de las principales entidades que promueve la Semana Mundial de la Lactancia, responde estas y muchas más cuestiones.

Las preguntas más frecuentes

1. ¿Es normal que una madre tenga poca leche?
El cuerpo de las madres produce la cantidad exacta que cada bebé necesita si no existe ninguna anomalía en la lactancia. Normalmente, cuando una madre produce poca leche puede ser porque:

– La posición del pequeño o su agarre al pecho no es el correcto, esto causa que el bebé no vacíe el pecho y que, por consiguiente, este deje de producir leche.

– El bebé apoya la cabeza en el codo de la madre, causando que para el correcto agarre del pezón la madre tenga que desplazar el pecho. Así, el bebé tirará del pezón dificultando la succión y causando dolor y/o grietas en el pezón.

– El bebé no abre la boca del todo, haciendo succiones cortas que alargan la toma y causan dolor en el pecho de la madre.

2. ¿Cuánta leche tiene que tomar un bebé al día?
Por norma, se recomienda una cantidad que se acerque al medio litro de leche diario.

3. ¿Se puede fumar o beber en período de lactancia?
Estudios demuestran que la nicotina del tabaco pasa a la leche materna, aunque no en niveles tóxicos para un bebé. Lo que sí es perjudicial para un bebé es el humo, que puede causar —entre otras dolencias— asma u otitis. En cualquier caso no existe una prohibición explícita del tabaco a la hora de dar el pecho, aunque se recomienda evitar el exceso de nicotina.

El alcohol, por otro lado, pasa de forma inmediata a la leche y puede llegar a ser superior del nivel de alcohol en sangre de la madre. Por este motivo no se puede beber alcohol, al menos, durante los 3 primeros meses de lactancia y si se bebe después de este período hacerlo con moderación y evitando las bebidas de alta graduación.

4. ¿Mi hijo necesita chupete?
Si un bebé toma pecho no es necesario el chupete. Tampoco se le debe ofrecer durante las primeras semanas de vida porque le serámás difícil aprender a mamar y a la hora de que lo haga puedecausar heridas en el pecho de la madre.

Cuando pasa este tiempo, no está mal que se le ofrezca el chupete y que lo utilice —aunque no tiene por qué aceptarlo—. El uso del chupete, como todo, debe controlarse porque puede ser causa de un mal desarrollo del sistema muscular óseo de la boca y cara, así como causar problemas con los dientes.

5. ¿Qué hago si mi bebé rechaza el pecho?
La clave está en descubrir el motivo del rechazo del pecho y armarase de paciencia. Puede tratarse de un falso rechazo —cuando tras la primera toma no se enganchan o cuando solo quieren un pecho—. La cosa se complica cuando rechaza ambos pechos, y esto puede ser por: un cambio en la rutina, que la madre esté embarazada o con el período y esto cambia el sabor de la leche, haya cambiado el olor de la madre o el bebé tenga un sobresalto durante la toma.

6. Cuando me muerde, ¿qué tengo que hacer?
Hay que hacerle entender que duele y que si continua mordiendo, no podrá seguir tomando leche del pecho. Para esto, decirle ¡No! de manera seca, mirándole con cara seria y al tiempo que se le quita el pecho de la boca puede funcionar.

Si tras esto se asustan —algo completamente normal— hay que esperar que se tranquilice antes de volver a darle el pecho.

7. ¿Deporte y lactancia son compatibles?
Sí, además tiene beneficios positivos en la salud de la madre. El deporte moderado, por otro lado, no tiene ningún efecto en la leche siempre que la madre tenga costumbre de practicar ejercicio. Aquellas madres que decidan practicar ejercicio físico intenso sin estar acostumbradaspueden sufrir una disminución en el volumen de la leche así como cambios en su composición.

Como recomendación, evitar la natación después del parto y los deportes que puedan causar daño en las mamas durante lalactancia.



8. ¿Cómo debo conservar y almacenar la leche materna?
La leche madura, a temperatura ambiente puede llegar a aguantar24 horas si se mantiene en una temperatura de 15 grados. En lanevera, puede aguantar 8 días a una temperatura de 0 a 4 grados, aunque se recomienda evitar colocar el recipiente en la puerta.

En el congelador, depende del tipo de congelador:
– dentro de la misma nevera, 2 semanas.
– en un tipo combi, entre 3 y 4 meses.
– en un congelador tipo comercial, si la temperatura se mantiene a -19 grados, 6 meses o más.

Los envases deben ser para uso alimentario, y si se va a congelar los más recomendados son los de cristal.

9. ¿Cuándo hay que dejar de dar el pecho?
No hay una norma estipulada puesto que cada niño es un mundo pero la recomendación es que la lactancia se mantenga, como mucho, hasta los dos años y medio.

10. ¿Qué hago si mi hijo tiene un cólico?
Un cólico del lactante es un episodio de llanto que dura entre 2 y 3 horas al día más de 3 días a la semana. Se tiene la creencia de que son dolores abdominales.

Hay que tener en cuenta que el llanto es un método de alerta para las madres, por lo que ante un cólico se debe buscar la causa acudiendo al médico. Sin embargo, para calmar a los pequeños se recomienda cogerles en brazos y nunca sacudir al bebé porque puede causar lesiones graves.

Fuente: www.abc.es/familia-padres-hijos/

Es suficiente la leche materna a partir de los 6 meses?

 

¿Por qué no es suficiente la leche materna a partir de los 6 meses?lactancia-materna

 

La alimentación y el sueño son los dos grandes quebraderos de cabeza de la crianza de un bebé sano en sus primeros meses de vida. Con respecto a la nutrición, muchas veces los padres se preguntan: ¿cuándo estará preparado mi hijo para dejar de tomar leche -materna o de fórmula- en exclusiva? ¿no será muy pronto para que empiece ya a comer ‘sólido’? ¿cómo introducir los alimentos: totalmente triturados o no? ¿por qué primero la fruta y no los cereales o las verduras? Para el doctor José Manuel Moreno Villares, pediatra experto en Nutrición Clínica del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, poco importa el orden de los factores, ya que en la mayoría de los países se suma la tradición y los alimentos disponibles en cada uno al por qué se da antes una cosa u otra. “La razón de que en España sean los cereales de lo primero que se introduce en la dieta”, explica Moreno Villares, “la encuentra uno cuando viaja por el centro de la península: campos inmensos de trigo, poco color verde… ¿con qué se empezaría a alimentar un niño cuando se produjera el destete en esa tierra?” Lo importante es tener en cuenta el desarrollo del niño (puede masticar y la digestión es más madura) y no si se introduce antes la verdura o la fruta.

Pero, sobre todo, la introducción de la alimentación complementaria en el bebé a partir del sexto mes tiene su principal razón en que sólo la leche no es suficiente para cubrir las necesidades de energía y proteínas necesarias para su crecimiento y también porque la leche materna tiene en baja cantidad algunos nutrientes imprescindibles:

  1. El hierro, hasta entonces ha sido suficiente con el procedente del “exceso” de glóbulos rojos con el que nacen los niños y con los aportes de la leche -muy bajo-, pero esos depósitos son insuficientes a partir de entonces. De hecho, según los datos del estudio Eurogrowth, algo más del 7% de los lactantes tiene ferropenia (hierro bajo) y un 2% anemia ferropénica. “En mi experiencia”, señala Moreno Villares, “las lactancias maternas exclusivas muy prolongadas se asocian con frecuencia a ferropenia”. El hierro, presente en los cereales, las espinacas, el huevo, la carne roja, etcétera, contribuye al correcto funcionamiento del sistema circulatorio y a la producción de glóbulos rojos.
  2. Vitamina D. La leche materna tiene una cantidad muy baja de vitamina D y por eso hay que administrarla a los niños durante el primer año, con independencia del tipo de alimentación que reciban. La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio, esencial para los huesos y su ausencia puede producir raquitismo.
  3. Vitamina B12. Los niveles de B12 en la leche materna dependen de la dieta de la madre. Esto es especialmente importante en las madres vegetarianas ya que la vitamina B12, que mantiene los glóbulos rojos en buen estado, está en la mayoría de alimentos de origen animal.
  4. DHA (ácido graso de la serie omega-3). Al igual que la B12, los niveles de DHA en la leche dependen del consumo en productos que los contengan -fundamentalmente pescado- por parte de la madre. Esa es una de las razones por la que se introduce relativamente pronto el pescado en la dieta del bebé (entre los meses 7 y 9). El consumo de DHA es importante para el desarrollo del cerebro y la salud ocular.
  5. Zinc. Los niveles de zinc en la leche materna caen a lo largo de la lactancia y la suplementación de la madre no consigue aumentar de forma notoria los niveles en su leche, por lo que debe proceder de otros alimentos. El zinc, presente fundamentalmente en las carnes, mantiene sanos los huesos, los dientes y la piel y tiene un papel relevante en el metabolismo de las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas.
Fuente:http://www.elmundo.es/yodona

 

Tu cuerpo se prepara para la lactancia.

…y tú más hermosa que nunca!

Dar la teta a tu bebé  es uno de los mayores actos de amor entre madre e hijo, y una forma más de prolongar el  vínculo teniendo en cuenta que la leche materna es  la mejor opción para alimentar a tu bebé.

Pero igualmente no es el único acto de amor, ya lo conversaremos más adelante, ni tampoco la única opción.

Ahora sólo quiero contarte que tanto si piensas en ello como si no, tu cuerpo de embarazada ya se está preparando para amamantar; luego tú y sólo tú decidirás que harás.

El cuerpo se prepara para amamantar

 Durante el embarazo, los pechos crecen y se ponen más duros.. Olvida los jerséis gruesos y atrévete a sorprender a tu pareja con camisetas o vestidos escotados. ¡Verás cómo se queda con la boca abierta!.

Los pechos se ponen grandes, crecen y se ponen más duros. Es algo que siempre deseaste y el embarazo te lo ha dado, así que ¡aprovéchalo!

Uau! ¡Estás ESPECTACULARMENTE HERMOSA!¡PUEDES LUCIR ESCOTE!

angelinaemmarazada

Atrévete a sorprender a tu pareja con camisetas o vestidos escotados. ¡Verás cómo se queda con la boca abierta!.

Bueno…pero me fui del tema.

 Este es uno de los motivos por los que tus pechos  se ponen tan grandes durante el embarazo: los conductos lácteos y las células productoras de leche empiezan a desarrollarse y los senos reciben más sangre que antes. Por influencia de las hormonas placentarias las mamas modifican su forma y tamaño. La piel del pezón y la areola se oscurecen y hay una mayor sensibilidad.

 Recuerda: La forma y el tamaño de tus mamas o pezones No influyen en tu capacidad para amamantar ni producir leche, incluso si tienes los senos pequeños lo más probable es que puedas alimentar a tu bebé normalmente.

 Cuidado de mamas y pezones durante el embarazo

 Para la higiene diaria utiliza agua del grifo.

Las Glándulas de Montgómery …o como se llamen, que están ubicadas en la areola lubrican naturalmente tu piel y tienen propiedades antibacterianas, y odoríferas; por lo que no hace falta que uses jabones ni cepillos, muy por el contrario, hacerlo te perjudicaría.

 La Naturaleza es sabia y nos provee de todo lo necesario.

Utiliza un sujetador de algodón suave, sin aros, que permita la aireación de tus pechos, pero recuerda que comodidad y glamour no tienen por qué ser términos contrarios. Estás embarazada y esto no quiere decir que tengas que llevar los culotes de la abuela hasta debajo del pecho y los sujetadores hasta el cuello.

Si tus pecho es pequeño podrás optar por casi cualquier tipo de sujetador de entre los de siempre, simplemente debes tener en cuenta que los tirantes sean anchos. Si tu pecho es grande necesitarás sujetadores de premamá, pero no te asustes: numerosas marcas ya pensaron en ti y ofrecen ropa interior mucho más glamurosa para embarazadas. Respecto a la parte inferior puedes usar braguitas de talle bajo o culotes.

La traspiración y los roces pueden provocar grietas. Ah!…no los comprimas!

Si puedes, expone  tus pezones al sol unos minutos por día (en horarios adecuados) esto te ayudará a  fortificarlos y mantenerlos libre de humedad.

Tus pezones están naturalmente lubricados, pero durante el baño diario, el jabón, el champú  y luego el roce de la ropa barren parte de esa lubricación. Esto se soluciona colocando una gota de calostro sobre tu pezón y areola. El calostro se genera durante el embarazo pero a veces no se hace visible. En este caso colocarás una pequeña cantidad de crema de caléndula que te ayudará a mantener la piel elástica e hidratada.

Y como siempre, mi consejo: no olvides que sigues siendo una hermosa mujer, esa guapa mujer que enamoró a tu pareja. De ti depende que lo sigas siendo!

 

El BEBÉ

Tener un bebé es un momento de emoción y expectativa, tanto antes como después de su llegada. Este es un momento en que las responsabilidades y el desarrollo de nuevas habilidades puede ser un reto incluso para los papis más preparados y ni que hablar de los nuevos.

Cuando nace un bebé debe adaptarse a su nuevo mundo y este mundo debe ser pleno de sensaciones familiares que le recuerden su experiencia en el útero.

amamantarCalor: cerca del cuerpo de su mamá en contacto piel a piel.

Seguridad : contenida en envolturas gaseosas y en los brazos amorosos.

Alimentación: la leche materna es el mejor alimento que existe para los bebés. Hay estudios que demuestran que si alimentas a tu bebé exclusivamente con tu leche hasta que tenga por lo menos tres meses de edad, podrías prevenir que contraiga ciertas enfermedades respiratorias. Y si lo haces hasta que tenga por lo menos cuatro meses, es posible que también reduzcas el riesgo de que tenga infecciones en los oídos

Amor y dulzura: los ingredientes indispensables.

No debería sorprender que el bebé necesita algún tiempo para adaptarse a estas nuevas sensaciones de este nuevo y extraño mundo.