Tag Archives: rotura de bolsa

Trabajo de parto falso o verdadero?

pregnant woman having backacheCómo saber si estoy de parto

Una mujer puede pensar equivocadamente que sufre contracciones de parto. Es el llamado “trabajo de parto falso” o contracciones de Braxton Hicks. A veces son muy dolorosas y suelen notarse más al final de la jornada. Para los ginecólogos también puede ser complicado identificarlas y a veces la única forma de saberlo es mediante un examen del cuello uterino; si empieza a borrarse y dilatarse es que el nacimiento está próximo. Lo mejor en estos casos es apuntar el tiempo transcurrido entre contracciones y su duración aproximada.

Trabajo de parto verdadero

Las contracciones se producen en intervalos regulares y su frecuencia aumenta progresivamente. Su duración media oscila entre los 30 y 70 segundos. Las contracciones persisten aunque la madre cambie de posición. El dolor suele empezar en la espalda y extenderse hacia el abdomen de la embarazada.

Trabajo de parto falso

La frecuencia de las contracciones suele ser irregular. Normalmente remiten al andar o descansar, incluso al cambiar de posición. No suelen ser muy intensas, pero pueden empezar flojas y agudizarse, para volver a remitir más tarde. El dolor suele localizarse en el abdomen, no en la espalda, como sucede con las contracciones que sí ayudan al proceso de parto.

¡Llega el momento esperado!

 Generalmente, entre las semanas 38 y 42 del embarazo todo está preparado para el gran momento tan esperado: el parto. 

Seguro que estarás ansiosa por conocer a tu bebé y también te preocuparás por cómo será el proceso del parto.

Yo, como madre de cuatro hijos, puedo decirte que son los  momentos más maravillosos que he vivido.

¿Duele? Por supuesto!

¿Mucho? Bastante

¿Es insoportable? Como diría mi Sofi: ¡QUE VA! ¡ES FANTÁSTICO!

Pero os cuento que yo me preparé haciendo gimnasia pre-parto y leyendo cuanta información del tema llegaba a mis manos…y estoy hablando de unos cuantos, cuantos años atrás…no había internet…con eso os digo todo. Tuve unos partos geniales y para el último casi entro caminando a la sala de partos.

Bueno, a lo nuestro, que me da la nostalgia:

Entre la semana 38 y la 42  puedes dar a luz en cualquier momento. Es importante que recuerdes todas las señales de parto y que estés atenta a tu cuerpo.

Es por esto que durante el embarazo como os comentaba, os aconsejo que os “nutráis” de información, que leáis, que os informéis con tranquilidad y felicidad.

Tu útero empieza a contraerse por su parte superior, empujando al niño hacia abajo. Durante la contracción, el corazón del bebé se acelera, pasa de 80-120 pulsaciones a 140-180, y después se tranquiliza. Estáis en trabajo de parto. Ten calma y paciencia, porque seguramente os va a llevar bastantes horas. Seguro que piensas que vuestro esfuerzo compartido ha merecido la pena cuando al fin lo tengas entre tus brazos.

Cuídate: Descansa, relájate y estate preparada, el parto está cerca. Si el parto se retrasa siempre puedes estimularlo caminando, habla con tu médico para que te de algunos consejos.

Control médico: No te preocupes si aún no ha nacido, el bebé está preparado y es cuestión de tiempo. Los controles médicos serán más continuos para asegurar que no haya ningún problema. Si tienes dudas consulta con tu médico. Durante esta semana descansa y revisa que tienes preparado todo lo que necesitas.

Y la gran pregunta:

¿Sabré Reconocer el Trabajo de Parto? ¡Por supuesto!

“ El síntoma de parto que tiene más valor es la aparición de contracciones uterinas. El útero se endurece ocasionando molestias en el vientre y en la espalda. Estas sensaciones dolorosas son intermitentes, progresivamente rítmicas y persisten a pesar de cambiar de posición o levantarse de la cama. Pueden ir acompañadas de pequeñas pérdidas de sangre. A partir de este momento la paciente debe abstenerse de ingerir comida sólida, pero puede tomar agua, té o caldo. Si bien le serán explicados en detalle en el curso de preparación todos los síntomas de comienzo del parto, debe saber que cuando las contracciones sean cada vez más frecuentes (cada 5 a 10 minutos durante una hora, u hora y media) debe consultar con la partera y/o concurrir al Hospital. Las contracciones se cuentan desde el comienzo de una hasta el inicio de la siguiente”.

papa_primera_fase_parto_2508_467x250

Lo ideal es que las contracciones sean controladas con el papá del bebé, con una mano en la panza de la mamá  y la otra en el reloj. Una buena manera de percibirlas es colocando la mano en la región del ombligo: fuera de la contracción se podrán hundir los dedos y palpar partes del bebé, mientras que durante la contracción, no. Algunas mujeres describen las contracciones como un retortijón intestinal (incluso a veces van acompañadas de diarrea) o como un dolor menstrual, pero mucho más intenso. Suelen durar entre 30 y 70 segundos, conforme progresa este proceso.

Otros síntomas del parto verdadero son pérdidas color rosado con un veteado sanguinolento y la ruptura de bolsa, que sin embargo sólo en el 15% de los casos se produce antes de que empiece el parto (muchas veces es el profesional quien debe hacerlo artificialmente durante el parto).

Un párrafo aparte merece la pérdida del tapón mucoso, una mucosidad color rojizo, muy viscosa y pegajosa. Éste no es un buen indicador porque puede ocurrir tanto algunas horas antes del parto, como con semanas de anticipación. En cualquier caso, siempre se debe consultar al médico .

Cuando los padres crean que ha llegado la hora, deben llamar al médico o partir hacia la clínica.

¿Y si no están completamente seguros?

No importa:  no hay que esperar a tener un 100 por ciento de certeza. Es que muchas veces esa duda es la que permite llegar con tiempo a la clínica y encarar el parto con tranquilidad. Aunque sea de noche, fin de semana o feriado, ante la duda es preferible actuar. Los profesionales que atienden partos están acostumbrados a contestar el teléfono a cualquier hora y ponerse en marcha. Y de la misma manera, no los sorprende ni molesta una eventual “falsa alarma”, que definitivamente no será la primera ni la última.

Queridas mías y así -con dudas, dolores, temores y emociones- se inicia el mágico preludio del parto, ese fenómeno natural en donde culminan los  nueve meses de espera y comienza una nueva aventura que durará toda la vida .

 Ah! y no os olvidéis el bolso!!!!!!!

En el próximo les cuento del parto…